dEsTeLlOs dE lUz

martes, 20 de junio de 2017

Suspira la blanca aurora,
espuma
entre el humo 
de versos sabor café.

Se vuelve corriente 
efímera
como aquel a quien 
gusta cre[c]er.

Entre el eco 
de tanto ruido
nos volvemos
campo minado de sed.

Gárgaras hábiles 
que solo sabe ciertas
quien muerde la indiscreción,
y con ella sella 
las comPuertas 
al hilván
de cada SOS_Ten.

Palabras mudas,
entre el salto y traspiés,
que perforan al Sí
en danza de NOmada.

Que a veces quien da más
sella con ello cartas 
que jamás enviará.

En esa danza 
vestida de causalidad,
se encontrarán
ojos y letras.

Como en este ahora,
que sabe a sello de cera
derramada por los fuEgos
que llevamos sobre la frente.

Y mienten los poros 
ante la verdad 
del miedo
que 
s
a
n
g
r
A
L
M
A

25 comentarios:

  1. Un poco triste pero bello, le das una figura maravillosa a tus letras Athenea.... un abrazo con todo mi cariño :*

    ResponderEliminar
  2. Suspira la blanca aurora
    versos al alba
    frágil espuma de olas
    cada mañana
    palabras que la suave brisa
    graba en el alma.

    Mi abrazo, Athenea, y mi felicitación a Beatriz por recibir esos versos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, poeta, te leo siempre. Un encanto de persona. Te felicito a ti por tus creaciones.

      Eliminar
  3. No sé quién sea Beatriz pero imagino su sonrisa al saberse parte de este hermoso poema.

    Gracias por tu visita.
    Un beso, AtHeNeA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A. Aciertas, y no sólo una sonrisa. Agradecida por su poema y a ti por mencionarme. Gracias!

      Eliminar
  4. Les das lecciones sobre la vida, a quien dedicas el poema. Cuántos tropiezos y dolores, cuánta necesidad de abrevar en las fuentes. Esa imprecisión de la existencia. Se construye entre la niebla. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  5. Athenea, poeta de la vida.. La única verdad es el sentir de cada uno, y cada episodio, cada momento, es único e intransferible.
    Cada palabra tuya, cada imagen es filosofía y experiencia de vida. Infinitas gracias por volcar en este poema tu vivencia de la mía. Será un recuerdo maravilloso de mi paso por este espacio de creación y talento, de generosidad y luz.
    Gracias, todo mi cariño.


    ResponderEliminar
  6. Con ese toque "mágico" al que nos tienes acostumbrados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

  7. Quería beber y el humo de tu te ni el de mi café me dejaban ver.

    Quería ser corriente pero no lo podía creer.

    Quería ser tu voz pero no había retorno ni eco.

    Quería ser tu discreto sostén y sólo fui paladín de lo ruin.

    Quería vocalizarte y me sentí mudo.

    Quería dárte-lo todo y sólo recibía nada.

    Quería que nos mirásemos y sólo veía vocales.

    Quería guerra y nunca llegaba al frente.

    Quería ser herido y no tenía sangre en el alma.

    Quer[r]ía ser... pero es cierto que nunca podrá ser ni siquiera a la blanca aurora.

    ResponderEliminar
  8. Seguro le gustará; tus versos son un bello sendero de luz que abraza el alma, que te llevan de su (tu) dulce mano, más allá de la piel… sintiendo (se), sintiendo (te)…

    Bsoss enormes a ambas… 🌹🌹

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ginebra, eres muy cálida!

      Eliminar
  9. Bien por ella, seguro que le gustará como a nosotros, tus lectores. ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfred, me ha gustado mucho, como todo lo que de Athenea surge, por su talento, generosidad y luz.

      Eliminar
  10. Estos regalos de la vida,son los mejores recuerdos con los que alimentamos nuestras almas.. Hermoso el poema, y preciosa esa amistad entre las dos!

    ResponderEliminar
  11. Deliciosos versos, AtHeNeA. Como digo siempre, homenajear honra al homenajeado y el que homenajea, puesto que es un hermoso gesto. Con lo cual mi felicitación a ambas y mil gracias por esparcir continuamente luz y belleza.

    Un abrazo inmenso ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis, por su felicitación. Estoy feliz y agradecida.

      Eliminar
  12. Ay mis disculpas Athe, hoy más retrasada que el un bus dr línea en hora punta de playa!

    Tú poema es precioso, no puedo decirte que la define pues solo la conozco por las huellas que deja en tu isla
    Más allá del verso está la calidez del alma, esa q he visto en tu dedicatoria a Beatriz y las respuestas q ella va dejando

    Un abrazo grande a ambas desde esta orilla q te quiere y admira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maria, por tu abrazo que retribuyo con cariño. Te leo cada vez que me es posible en el vértigo que me impone el tiempo.

      Eliminar
  13. Tantos egos, ciegos y locos...

    Que me dejen en paz!!!

    ResponderEliminar
  14. Buenas tardes, AtHeNeA:
    Al igual que la sensibilidad te detalla como poeta, tu generosidad te define como persona.
    Es toda una suerte el saber que fuera de esta isla de palabras la luz acompaña a tus actos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Como siempre maravilloso Athenea y enhorabuena a Beatriz, porque seguro su corazón es tan inmenso como el tuyo, besos para las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lola, por tus palabras y te envío yo mis besos. Gracias a Athenea pude conocer gente maravillosa, inteligente, sensible, llenas de vida y de lucha como debe ser caminar por la vida. Y con luz.

      Eliminar
  16. Hola AtHeNeA.. Ando un poco atrasado en los Blogs, esta semana es una semana agitada para mi, viajes y historias que me apartan de mi afición, la de leer tus poemas..
    Creo que Beatriz estará muy contenta con el poema que le has dedicado, el inicio del poema es que me ha encantado, todo el, pero eso de
    " Suspira la blanca aurora,espuma entre el humo de versos sabor café."... que bueno, que bueno..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  17. Llorenz Giménez, gracias. Si, estoy contenta con el poema. Athenea sabe llegar con el corazón.

    ResponderEliminar

Al igual que la palabra se hace poesía, letra a letra se unen tu alma y la mia... Gracias por dejar tu huella en isla de luz (/&/)